Cifra de niños que trabajan habría aumentado con el COVID 19 y fenómenos como ETA e IOTA

  • El 12 de junio se celebra el Día Mundial Contra el Trabajo Infantil bajo el lema «Protección social universal para erradicar el trabajo infantil».
  • El trabajo infantil es nocivo para este sector en condición de vulnerabilidad, ya que los priva de su derecho a jugar y pierden la oportunidad de asistir a la escuela y, un niño sin educación lo que hace es “inflar” la masa de pobreza y, de miseria, en nuestra sociedad.

Cifras no oficiales estiman que debido a la pandemia del COVID 19 que afecta a la población, así como los fenómenos naturales ETA e IOTA que azotaron el país, a finales del 2020, alrededor de 900,000 sería la cifra de niñas, niños y adolescentes que trabajan en Honduras, lo cual les estaría privando, a un alto porcentaje de ellos, de su derecho a la educación y al esparcimiento.

Hasta antes de la pandemia del COVID 19 y del azote de los fenómenos naturales recientes, el estatal Comisionado Nacional de los Derechos Humanos (CONADEH) estimaba en 400,000 las niñas, niños y adolescentes que trabajaban en el país y que el 61% de ellos se dedicaban únicamente a esa actividad.

El ente estatal considera que, el 67% de la niñez trabajadora se concentra en el área rural y el 33% restante lo hace en el área urbana, de los cuales, el 74% son niños y el 26% niñas. Se considera que en Honduras la mayor parte del trabajo infantil se concentra en el sector agrícola.

Añade que hay un alto porcentaje que no estudian ni trabajan, lo que se constituye en un importante sector de menores de 18 años, que son propensos a la migración, a la trata de personas y al reclutamiento por parte de las pandillas o maras.

La Comisionada Nacional de los Derechos Humanos, Blanca Izaguirre, considera que el trabajo infantil es una violación a los derechos humanos fundamentales, ya que priva a la niñez de su derecho a la educación, a la recreación y a su desarrollo integral. Los expone a todo tipo de abusos, violencia y peligro.

Indicó que la pandemia del COVID-19 y el impacto de los efectos meteorológicos de ETA e IOTA afectaron notablemente el incremento de la pobreza, así como el acceso y permanencia en el sistema educativo, dos de los objetivos de desarrollo sostenible estrechamente relacionados con la erradicación de trabajo infantil.

Advirtió que, en el contexto actual, con la pérdida generalizada de puestos de trabajo e ingresos y la inseguridad económica en las familias, eso tendrá repercusiones directas en la niñez e incrementará diversas situaciones como el aumento del trabajo infantil y sus peores formas.

En su criterio, las cifras son alarmantes y van en aumento, lo cual significa que la raíz del problema no está siendo erradicada y no se le está dando respuesta que amerita.

Ante la dificultad que existe de contar con datos reales sobre la explotación en el trabajo infantil, el CONADEH urgió, al Estado hondureño, realizar una encuesta nacional para determinar la magnitud y enfrentar ese problema que está afectando a un sector vulnerable de la sociedad, como es la niñez.

Además, considera que se debe reducir drásticamente la pobreza, atraer la inversión que permita incrementar las fuentes de empleos a los padres de familia y tener acceso a una educación calidad, de forma tal que se garantice el disfrute pleno de los derechos de los niños y niñas en el país.

El trabajo infantil se define como todas aquellas actividades que implican la participación de la niñez en la producción y comercialización familiar de bienes o en la prestación de servicios a personas naturales o jurídicas, que le impiden el acceso a la educación o que se realice en ambientes peligrosos, que afectan su desarrollo psicológico, físico, moral o social.

Se estima que a nivel mundial unos 160 millones de niñas y niños de entre 5 y 17 años trabajan, de estos un 50% estarían realizando trabajos que ponen en riesgo su salud y sus vidas.

Para finales de 2022, cerca de 9 millones de niños más corren el riesgo de verse abocados a la realización de trabajo infantil como consecuencia de la pandemia. Esa cifra podría aumentar a 46 millones si no se adoptan medidas de protección social

Desde el año 2020, el Estado de Honduras forma parte de la iniciativa global “Alianza 8.7: por un mundo libre de trabajo forzoso, esclavitud moderna, trata de personas y trabajo infantil”.

En el 2002, la Organización Internacional del Trabajo (OIT) lanzó el Día Mundial Contra el Trabajo Infantil para concienciar acerca de la magnitud global del problema y aunar esfuerzos para erradicarlo.

El 12 de junio se celebra el Día Mundial Contra el Trabajo Infantil bajo el lema «Protección social universal para erradicar el trabajo infantil».

Categorías: NOTICIAS

Chinese (Traditional)DanishEnglishFrenchGermanItalianRussianSpanish