El Comisionado Nacional de los Derechos Humanos (CONADEH), ante el retorno masivo de nuestros compatriotas desde México hasta el puesto fronterizo denominado “Corinto”, ubicado en Omoa, Cortés, ha realizado visitas a la zona y constatado que las personas llegan en horas de la medianoche transportadas en autobuses, en grupos aproximados de 400, entre niños, mujeres, adultos mayores, entre otros. Estas personas caminan por largo trayectos exponiendo a diversos peligros y presentan necesidades de alimentación, atención médica, higiene, traslado, contacto con familiares y otras, ante las cuales las autoridades estatales competentes no han prestado la debida asistencia humanitaria.

En tal sentido, el CONADEH solicitó a las autoridades del Estado, especialmente a la Sub Secretaría de Asuntos Consulares y Migratorios, la Dirección Nacional de Niñez Adolescencia y la Familia (DINAF), al Comité Permanente de Contingencia (COPECO), y la Dirección General de la Policía Nacional, brindar la asistencia necesaria dentro del marco de sus funciones y atribuciones legales a todas las personas retornadas especialmente en la zona de Corinto.

El CONADEH recuerda al Estado de Honduras la obligación de garantizar el Principio Interamericano 80, referente a “Acceso a medios para reintegración social”, reconocido en la Resolución 04/19 aprobada por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, el 7 de diciembre de 2019. El cual señala que los Estados de estancia y recepción deben coordinar medidas para garantizar que el retorno y la readmisión de las personas migrantes sean estrictamente legales, se lleven a cabo en condiciones de seguridad y dignidad y que la reinserción sea sostenible, a fin de garantizar el pleno respeto y la protección de los derechos humanos de los retornados durante todo el proceso de retorno.

También, reitera que los Estados receptores deben garantizar la disponibilidad de condiciones dignas para la reintegración de los retornados y deportados, su acceso a justicia en los casos de violación de los derechos humanos durante el retorno, deportación, repatriación o expulsión, su acceso a servicios de salud emocional y mental que promuevan la reconstrucción de su proyecto de vida, y la no criminalización ni revictimización de tales personas.

El CONADEH hace un enérgico llamado a las autoridades gubernamentales para implementar mecanismos que permitan identificar a personas con necesidades específicas de protección, en particular mujeres, niños y niñas, personas mayores, personas con discapacidad y personas LGBTI. Además, que las autoridades consulares de Honduras en los países de México y Guatemala, velen para que los procesos de retorno se realicen sobre la base de un verdadero consentimiento plenamente informado de las personas migrantes, de manera digna y segura, garantizando el respeto de los derechos fundamentales y la adopción de medidas adecuadas para la evaluación de sus necesidades y su reintegración en el país de origen.

Esta institución reconoce los esfuerzos de las agencias de cooperación internacional para atender las necesidades de las personas migrantes retornadas y reitera su compromiso de continuar velando por sus derechos fundamentales, especialmente de aquellas que arriban al país de forma masiva y en condiciones de alta vulnerabilidad.

Tegucigalpa, M.D.C. 01 de octubre del 2021

Categorías: NOTICIAS

Chinese (Traditional)DanishEnglishFrenchGermanItalianRussianSpanish