El Comisionado Nacional de los Derechos Humanos, Roberto Herrera Cáceres, advirtió hoy que la crisis financiera  que experimenta la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos (CIDH) pone en precario el funcionamiento de todo el sistema interamericano de protección de derechos humanos.

Ante esa problemática, el ombudsman hondureño, exhortó a los Estados miembros de la Organización de los Estados Americanos (OEA) a asumir su compromiso con el Sistema Interamericano de Derechos Humanos y realizar los aportes financieros  que les corresponde.

“Este tipo de riesgos que experimentan instituciones como  la CIDH,  pone en precario el funcionamiento de todo el sistema Interamericano de Protección de Derechos Humanos”, sostuvo.

El Sistema Interamericano de Derechos Humanos se constituye en el marco para la promoción y protección de los derechos humanos y es un recurso que tienen los habitantes de América que han sufrido violación a sus derechos humanos por parte del Estado.

El Sistema Interamericano tiene como pilares  tanto a la  Comisión Interamericana de los Derechos Humanos que tiene su sede en Washington como  a la Corte Interamericana de los Derechos Humanos en San José Costa Rica.

El Defensor del Pueblo, recordó el compromiso que tienen los Estados democráticos de derecho con la dignidad del ser humano

Indicó que la crisis financiera, anunciada por la CIDH, es una alerta temprana principalmente para aquellos países que están retrasados en el pago de las cuotas a la OEA.

Se le preguntó en torno  al poco interés que hay de los  países de tener un ente regulador en materia de derechos humanos como la CIDD, Herrera Cáceres es del criterio que a ningún gobierno le gusta tener un contralor, alguien que le esté supervisando sus acciones en el orden internacional.

En fecha reciente se anunció que la CIDH atraviesa una crisis financiera extrema que tendrá graves consecuencias en su capacidad para cumplir con su mandato y funciones básicas.

Una de las preocupaciones de la CIDH es que el  31 de julio de 2016 se vencen los contratos del 40% del personal y no  cuenta, en este momento, con los fondos, ni con la expectativa de recibir fondos, para poder renovarlos.

La CIDH anunció que debido a la crisis financiera que experimenta se ha visto obligada a suspender la realización de las visitas previstas para este año, así como de los períodos de sesiones 159 y 160, programados originalmente para julio y octubre.

Lo que preocupa es el estado de indefensión en que quedarán miles de víctimas de violaciones a los derechos humanos, alertó el titular del CONADEH.

Para evitar esta situación catastrófica, la CIDH necesita recibir fondos, o al menos compromisos escritos de donaciones, antes del 15 de junio.

Un cuestionamiento, hasta ahora, es la profunda discrepancia  que hay entre el mandato que los Estados miembros de la OEA le han asignado a la CIDH  con los recursos financieros que le otorgan.

Se estima que el presupuesto regular de la CIDH, para el año 2016, no alcanza los 5 millones de dólares y que el personal de la Comisión financiado por el fondo regular de la OEA totaliza 31 personas, es decir,  menos funcionarios que países bajo su jurisdicción.

Se conoció que la Comisión ha realizado gestiones permanentes a lo largo de las últimas dos décadas ante los Estados miembros de la OEA para asegurar un presupuesto que permita trabajar de manera eficaz en el cumplimiento de su mandato.

Sin embargo, hasta ahora, la Asamblea General de la OEA ha aprobado varias resoluciones comprometiéndose a atender la situación, pero las mismas no se han visto reflejadas en un aumento significativo de recursos.

Se estima que mientras  el Consejo de Europa destina el 41,5% de su presupuesto a la promoción y protección de los derechos humanos, la OEA destina el 6% de su presupuesto a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

La CIDH espera que la próxima Asamblea General de la OEA, a realizarse en el próximo mes de junio, se  adopten decisiones históricas que reflejen el compromiso de los Estados con la defensa de los derechos humanos en la región.

Parte de estas decisiones sería aumentar de forma radical el presupuesto del fondo regular de la OEA y asignar a la CIDH y al Sistema Interamericano de Derechos Humanos en general los recursos necesarios para el cumplimiento del mandato asignado por los propios Estados.

La CIDH es un órgano principal y autónomo de la Organización de los Estados Americanos (OEA), cuyo mandato surge de la Carta de la OEA y de la Convención Americana sobre Derechos Humanos.

 

Categorías: NOTICIAS

Comunicación y Prensa

http://www.conadeh.hn

Chinese (Traditional)DanishEnglishFrenchGermanItalianRussianSpanish