El Comisionado Nacional de los  Derechos Humanos (CONADEH), condenó hoy el empleo abusivo  de las armas  fuego, situación que  deja como consecuencia que más del 80% de las muertes violentas se comentan con esos “instrumentos de muerte” que llenan de luto y dolor el territorio nacional.

El Defensor del Pueblo hondureño,  Roberto Herrera Cáceres, expresó que la cantidad de muertes que diariamente ocurren en el país  son una muestra de que algo grave estamos sufriendo como Estado y como sociedad.

“Tenemos que reaccionar simultáneamente sociedad y gobierno en un esfuerzo conjunto que venga a fortalecer el Estado social de derecho en Honduras”, puntualizó

Lamentó los últimos hechos violentos ocurridos en diversos lugares del país en los que han perdido la vida menores de edad, policías, comerciantes y  un profesional del derecho.

El pasado 1 de enero, el joven Edgardo Moreno fue ultimado, en el municipio de Santa María del Real, Olancho, a manos de un supuesto miembro de la policía, lo que trajo como consecuencia que una patrulla policial fuera incendiada por los pobladores.

El ombudsman hondureño condenó el hecho violento y sobre todo, el empleo abusivo de las armas de fuego sin respeto al derecho a la vida de los habitantes, por lo que instó a castigar con todo el peso de la Ley al o los responsables del hecho lamentable.

Lo mismo solicitó para los responsables de la muerte violenta del capitán de aviación, Denis Mauricio Valdez,  a manos de supuestos criminales.

Según el titular del CONADEH,  los atentados contra la  vida de las autoridades “son amenazas a la estabilidad social”.

Herrera Cáceres también se refirió a la muerte,  en circunstancias violentas, del profesional del derecho Marlon Banegas  en el departamento de Colón y del  empresario Julio Alemán  en La Ceiba, Atlántida.

“Nosotros tenemos que hacernos parte del dolor que embarga a estas familias  porque han privado de su vida a sus parientes, que es el derecho fundamental de la persona, que sirve de base para el ejercicio de todos  los  demás derechos”, indicó.

Agregó que así como las personas mencionadas, hay cantidad de hondureños que están siendo víctimas de la violencia.

“Nos están privando no solamente del concepto fundamental de esta sociedad y de este Estado, que es proteger la dignidad humana, sino que también por consiguiente de este recurso humano que necesitamos para transformar este país”, señaló.

En su criterio, es necesario que la familia y la sociedad se involucren en la lucha contra  la violencia y la delincuencia en el país.

Tenemos que ver que el gobierno pueda también acompañar, no solamente ver el aspecto represivo sino que el aspecto preventivo de la violencia, ver las causas que la están provocando y atacarlas directamente a través de programas de desarrollo, apuntó.

Lucha contra la impunidad es fundamental

El defensor de los derechos humanos argumentó  que la lucha contra la impunidad es fundamental, porque es de la  impunidad donde se genera la ampliación de los espacios de violencia y de la idea que el delito es algo tolerado tanto por la sociedad como por el Estado.

Destacó la necesidad de poner en poner en práctica  tanto la prevención como el  control, la  represión, la rehabilitación de los delincuentes y, sobre todo, impulsar la protección de las víctimas y sus familias.

Se estima que 8 de cada diez homicidios  que se registran en Honduras son cometidos  con armas de fuego.

 

 

Categorías: NOTICIAS

Comunicación y Prensa

http://www.conadeh.hn

Chinese (Traditional)DanishEnglishFrenchGermanItalianRussianSpanish