Según el titular del CONADEH, los derechos humanos de las personas no tienen alineamiento ideológico ni político-partidista, ni deben ser utilizados para fines sectarios ni para confrontar o promover el odio o la exclusión social.

El Comisionado Nacional de los Derechos Humanos, Roberto Herrera Cáceres,  aseguró hoy que en el país hay más de una docena de males públicos que afectan los derechos humanos de los hondureños.

El Defensor del Pueblo mencionó, entre estos males públicos, a la pobreza y la exclusión social en la que vive la mayoría de la población, la que se ve agravada por el desempleo, el sub-empleo, la violencia  delincuencial, la corrupción, la impunidad, la migración, los  desplazamiento forzados y la  falta de aplicación integral de la legislación vigente.

A los males señalados sumó las epidemias del dengue, Chikungunya, Zika y otras amenazas a la salud, así como la necesidad de tener una mejor calidad educativa.

Otra de las preocupaciones del ombudsman hondureño son los efectos que dejan las plagas, los incendios forestales, la tala ilegal del bosque  y otros daños ambientales  sobre los derechos humanos de la población.

También mencionó que las posiciones ideológicas o político-partidistas excluyentes de la tolerancia y del diálogo social son negatorias de la existencia, autonomía personal y de los derechos de opinión, libertad de expresión y participación política, de los demás.

“Todos esos males públicos que afectan los derechos humanos de los habitantes, son también contrarios a la positividad del Estado democrático y social de Derecho que está constitucionalmente vigente y al servicio de la protección, respeto y promoción de la dignidad humana y de la vida social en paz, democracia, desarrollo y libertad”, declaró.

Agregó que ante la vulneración creciente de derechos humanos,  por los males públicos que se han venido históricamente acumulando y hoy sufre severamente la mayoría de los hondureños, es imprescindible construir bienes públicos que vivifiquen el goce y ejercicio de los derechos humanos, incluyendo el derecho al desarrollo y la seguridad humana.

El titular del CONADEH considera que la crítica situación que se vive en Honduras, es agravada es por un clima generalizado de desconfianza en el funcionamiento de la institucionalidad pública y aún de la sociedad.

Indicó que la legitimidad de todas las instituciones del Estado, de la sociedad misma y aún de la confianza entre los habitantes, sólo puede lograrse si el funcionamiento de toda la institucionalidad se ajusta al cumplimiento del fin supremo de respetar, proteger y promover la dignidad humana de los  habitantes, sin discriminación alguna, para asegurar que el Estado y la misma sociedad, estén al servicio del ser humano.

Por eso, “los derechos humanos de las personas no tienen alineamiento ideológico ni político-partidista, ni deben ser utilizados para fines sectarios ni para confrontar o promover el odio o la exclusión social”, precisó

En el 2016, el Comisionado Nacional de los Derechos Humanos atendió 10,769 quejas procedentes de 239 municipios del país.

 

Categorías: NOTICIAS

Comunicación y Prensa

http://www.conadeh.hn

Chinese (Traditional)DanishEnglishFrenchGermanItalianRussianSpanish