El Comisionado Nacional de los Derechos Humanos, Roberto Herrera Cáceres, recomendó hoy un diálogo ejemplar que permita salir de la crisis política que enfrenta el país y que la población recobre la confianza y la credibilidad en la acción de los dirigentes políticos.

El ombudsman hondureño consideró que el  diálogo es oportuno, en todo momento, además, es la  expresión de una democracia participativa.

El presidente del Congreso Nacional, Mauricio Oliva, anunció, en las últimas horas, que busca establecer un diálogo horizontal y respetuoso que permita establecer cuáles son las reales propuestas que tienen los partidos políticos sobre las reformas electorales. Adelantó que convocará a cada uno de los jefes de bancada y sus representantes para iniciar el diálogo.

Herrera Cáceres, declaró que el CONADEH y el pueblo hondureño espera que todos los dirigentes políticos asuman  sus responsabilidades a plenitud, con un diálogo conducente a obtener resultados.

Advirtió que el diálogo cuando lleva como propósito deliberar sobre procedimientos, sin tener en cuenta  resultados efectivos e inmediatos,  no va a permitir superar la crisis en que ya vivimos actualmente los hondureños.

“Se espera que ellos realicen un diálogo ejemplar  que permita soluciones efectivas y que la población pueda así  recobrar la confianza y la credibilidad en la acción de los dirigentes políticos”, precisó.

Según el Defensor del Pueblo, el diálogo sea político o sea social  es la  piedra angular de la democracia  y el mismo debe abordar, sin exclusión, todos aquellos aspectos de interés público  cuyo entendimiento y consenso  pueda propiciar el bienestar de la comunidad.

Indicó que un diálogo que sea de buena fe y orientado hacia el propósito del bien común es el que debe ser promovido ya sea en el orden político como en el orden social.

Consultado en torno a que si el diálogo que propone el presidente del Congreso Nacional, Mauricio Oliva permitirá encontrar el consenso, Herrera Cáceres, respondió que todo problema en sociedad es un problema humano, es un problema creado entre humanos y por consiguiente, la solución de buena fe es la solución que se logra entre seres humanos.

Agregó que no hay problema que no tenga solución y, en este sentido, todo acercamiento es productivo si va animado por la buena voluntad de las partes.

Recordó que,  en mayo de 2015, antes que se suscitará la división que está enfrentando la sociedad hondureña, recomendó el diálogo político porque, en aquel momento, los espacios estaban suficientemente abiertos para lograrlo.

Aunque aclaró, que un diálogo político jamás es extemporáneo como tampoco lo es el diálogo social entre las partes.

Herrera Cáceres, considera que siempre  el diálogo tiene por beneficio la paz social y la afirmación de la gobernanza  democrática y que,  por consiguiente,   es oportuno en todo momento.

Recomendó que, al final, lo que necesita Honduras es hacer  de esta una sociedad pacífica, inclusiva, tolerante,  basada en un diálogo permanente.

 

 

Categorías: NOTICIAS

Comunicación y Prensa

http://www.conadeh.hn

Chinese (Traditional)DanishEnglishFrenchGermanItalianRussianSpanish