El Comisionado Nacional de los Derechos Humanos (CONADEH), en el marco de la celebración del Día Internacional de las Víctimas de la Desaparición Forzada, este 30 de agosto, comparte con el pueblo hondureño el sentimiento de dolor y la esperanza de justicia.

La desaparición forzada de  personas, es un delito complejo que supone la violación del derecho humano a la libertad, a la seguridad e integridad de la persona y a la vida, de modo que a las víctimas se les conoce también como detenidos o desaparecidos, porque así se incluye la detención ilegal; la comisión de este delito presupone la existencia de un mecanismo organizado de poder a cargo de agentes del Estado.

Aún persiste la impunidad de más de 180 personas que fueron desaparecidas, en Honduras,  durante la década del 80.

Entendemos que si hay una cosa peor que la violación a los derechos humanos es que estas permanezcan en la impunidad, por lo que es importante que el Estado intensifique sus esfuerzos para asegurar que se investiguen todos los casos de desapariciones forzadas y  que los responsables sean enjuiciados y sancionados.

La Convención Internacional para la Protección de Todas las Personas contra las Desapariciones Forzadas establece que los familiares de las  personas desaparecidas tienen el derecho a conocer la verdad sobre las circunstancias de la desaparición forzada, la evolución y los resultados de la investigación, y fundamentalmente, el destino de la persona desaparecida, una deuda aún pendiente por el Estado hondureño.

Las sentencias de la Corte Interamericana de los Derechos Humanos han creado la suficiente jurisprudencia como para que los Estados hallados culpables de la comisión de este delito, cumplan debidamente con la obligación de tipificar y sancionar este delito en sus legislaciones nacionales.

Categorías: NOTICIAS

Comunicación y Prensa

http://www.conadeh.hn

Chinese (Traditional)DanishEnglishFrenchGermanItalianRussianSpanish