Dr. H. Roberto Herrera Cáceres

Comisionado Nacional de los Derechos Humanos

En nuestra  Constitución de la República, el artículo 59 es el más importante para nuestras vidas porque de su cumplimiento depende nuestro bienestar y prosperidad. Ese artículo constitucional dispone, en su parte inicial, lo siguiente “La persona humana es el fin supremo de la sociedad y del Estado. Todos tienen la obligación de respetarla y protegerla. La dignidad del ser humano es inviolable…”

Ese fin supremo humanitario es el de todo Estado democrático y social que se legitima, día a día, por poner todos sus recursos y capacidad al servicio de la gente. A  ello responde la necesaria orientación de la educación hacia el pleno desarrollo de la personalidad humana y a la capacitación de todas las personas para participar efectivamente en una sociedad libre, pacifica, inclusiva y solidaria, en la cual todas y todos comprendemos que la dignidad de la persona humana es la fuente de donde proceden sus derechos humanos y que estos deben siempre ser protegidos, respetados y promovidos.

Está reconocido que la educación en los derechos humanos es esencial, como proceso para la realización de todos los derechos y las libertades fundamentales de las personas, pues contribuye significativamente a promover la igualdad; capacitar para ejercer todos los demás derechos humanos; prevenir los conflictos y las violaciones a los derechos humanos; y fomentar la participación democrática en los asuntos públicos.

Todo con el fin de asegurar vida digna y seguridad humana en nuestros municipios a todos los hondureños y hondureñas, así como a los extranjeros que residan en nuestro país o se encuentren temporalmente en nuestro territorio.   Se trata de construir solidariamente el bienestar en comunidades en las cuales se valora y respeta a los seres humanos, sin discriminación.

Esa es la razón por la cual la educación en derechos humanos busca crear una cultura democrática nacional de conocimientos sobre la dignidad humana y su protección, y sobre como pueden las personas promoverla, protegerla y defenderla, en la vida diaria.

De ahí se desprende Ia importancia de la educación como instrumento para que cada persona, desde su niñez y a lo largo de las diferentes etapas de su vida, pueda reconocer y fortalecer progresivamente el sentido de su dignidad individual, respetar la de los demás, así como la de su comunidad local y nacional.

Me permito volver al artículo 59 de la Constitución de la República, cuya parte inicial ya compartimos, y recordar ahora su parte final, en la cual se declara lo siguiente: “Para garantizar los derechos y libertades reconocidos en esta Constitución, créase la institución del Comisionado Nacional de los Derechos Humanos…”

Por lo anterior, el Plan de Acción de la institución CONADEH “Vanguardia de la Dignidad Humana” 2014 – 2020 (cuyo objetivo general es garantizar el respeto, la protección y promoción de la dignidad humana de todos los habitantes y migrantes) tiene como primer línea estratégica, la de promover la cultura democrática de derechos humanos y su práctica cotidiana en las comunidades municipales y en el ámbito nacional.

Sin contar con lo realizado en los años anteriores, sólo del año 2015 a junio del 2016,   la institución del Comisionado Nacional de los Derechos Humanos, en su servicio al pueblo, ha realizado, entre otras funciones, actividades en todo el país de capacitación  de cuarenta y siete mil personas, en conceptos generales de derechos humanos y temas específicos vinculados a los grupos y sectores pobres y vulnerados, dirigidos a redes y grupos de mujeres, niños y niñas, autoridades locales, policía nacional y municipal, servidores públicos, empleados de hospitales y centros de salud, padres de familia, estudiantes, personas de diversidad sexual, redes promotoras y defensoras de derechos humanos, operadores de justicia, líderes comunitarios, comisionados municipales y comisiones ciudadanas de transparencia. y sociedad civil y población en general.

Sin perjuicio de la continuidad de esas capacitaciones, el CONADEH como institución estatal debe velar por el cumplimiento por parte del Estado de Honduras de su responsabilidad de fortalecer, sostenida y durablemente, al sistema educativo nacional, con ese componente social vital o fundamental que constituye la teoría y práctica de la protección, respeto y promoción de la dignidad humana. En esa dirección, estamos aplicando la recomendación del Programa Mundial de las Naciones Unidas para la Educación en Derechos Humanos ( aprobado por la Asamblea de la ONU en su Resolución 59/113 de 10/12/2004), para fortalecer las capacidades de las personas de todas las edades como agentes de cambio hacia condiciones que aseguren su desarrollo personal y el desarrollo sostenible de su comunidad local y nacional, con la realización efectiva de los derechos humanos para todas y todos los habitantes.

De ahí, la recomendación perseverante del CONADEH, desde el 2014, al Gobierno de la República, sobre la inclusión de la Educación en Derechos Humanos en la malla curricular de las escuelas y colegios del país e incluso universidades. Hoy es grato reconocer la aceptación gubernamental de esas recomendaciones por medio de la Secretaría de Estado en el Despacho de Educación.

Esa comprensión sobre la responsabilidad de satisfacer la necesidad de incluir – dentro del Currículo Nacional de la educación Pre – básica, Básica y Media – los contenidos correspondientes a una educación en derechos humanos, en forma cierta, evidente o indudable en el proceso educativo: permitió establecer un equipo técnico conformado por la Secretaría de Educación y el Comisionado Nacional de los Derechos Humanos (CONADEH), para trabajar en esta temática, en coordinación con UNICEF, PNUD, UNESCO, la Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura (OEI) y se ha solicitado asistencia del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos. Es de reconocer a dicho equipo los avances en la materia.

Para afirmar e impulsar esas acciones, hoy firmaremos una Carta de Cooperación entre el CONADEH y La Secretaria de Educación.

La meta de esa cooperación es desarrollar una Cultura Democrática de los Derechos Humanos para la paz y la convivencia social productiva, en los 18 departamentos de Honduras.

Para alcanzar esa meta, hemos acordado que la primera etapa consistirá en el diseño e implementación de un proyecto de Plan Nacional de Educación  en Derechos Humanos, que hoy estaremos también firmando conjuntamente con la Secretaría de Estado en el Despacho de Educación y la Organización Iberoamericana para la Educación, la Ciencia y la Cultura.

Ese Plan Nacional de Educación en Derechos Humanos busca integrar las diferentes instancias del sistema educativo (formal y no formal), Sociedad Civil, Universidades y Organizaciones Internacionales.

El propósito principal del Plan Nacional es que la Educación en Derechos Humanos se incorpore y consolide como una política pública, centrada en la formación de ciudadanos (as) conscientes de sus derechos y deberes,  en el fortalecimiento del Estado democrático y social de Derecho, multiétnico  y pluricultural.

Entendemos así unir esfuerzos hacia la construcción de “Municipios de bienestar solidario” que anima el Plan de Acción del CONADEH “Vanguardia de la Dignidad Humana”, para contribuir con el Estado y la sociedad hondureña en el fomento y fortalecimiento de comunidades municipales pacíficas, inclusivas y progresistas, en toda Honduras.

Categorías: NOTICIAS

Comunicación y Prensa

http://www.conadeh.hn

Chinese (Traditional)DanishEnglishFrenchGermanItalianRussianSpanish