Se estima que, al 30 de abril del 2022, al menos, el 55% de las más de 20,000 personas privadas de libertad, en los 26 centros penitenciarios del país, aún no tienen una sentencia firme

Al menos 1,074 quejas de violaciones a los derechos humanos y la precariedad que se vive al interior de los centros penales del país, fueron presentadas por los privados de libertad y sus familiares ante el Comisionado Nacional de los Derechos Humanos (CONADEH), entre el 2019 y mayo del 2022, revela un informe divulgado por la Unidad de Estadísticas de este ente estatal.

La titular del CONADEH, Blanca Izaguirre declaró que de las constantes visitas e inspecciones realizadas a los centros penales se ha constatado su deterioro, así como las reiteradas violaciones de derechos humanos a los que son sometidos los privados de libertad.

“Vemos con preocupación el reiterativo incumplimiento, por parte del Estado de Honduras, en asegurar las garantías fundamentales y el respeto a la dignidad inherente de las personas privadas de libertad en el país, a pesar de que Honduras forma parte de tratados y convenios internacionales”.

Ante esa crítica situación, recordó, a las autoridades hondureñas, que el país incurre en responsabilidad internacional cuando se violan los derechos humanos de los privados de libertad por lo que recomendó, garantizar la seguridad apropiada al interior de los centros penitenciarios, para evitar riñas, lesiones y muertes.

Además, se le garantice el derecho humano a la vida, la salud, la alimentación, al agua potable, a una comunicación con sus familiares, a la integridad personal, psíquica y moral de las personas privadas de la libertad.

También instó al Poder Judicial, que realice una pronta revisión de los casos de procesados pendientes de sentencia, con el objetivo de reducir la mora judicial de la población penitenciaria a nivel nacional.

El informe, divulgado por la Unidad de Estadística del CONADEH, revela que, De las 1074 quejas, al menos, 300 fueron atendidas en lo que va del 2022. Entre las vulneraciones más denunciadas está la falta de atención de salud, abusos de autoridad, torturas, hostigamiento, malos tratos a familiares, retardo en la aplicación de la justicia, hacinamiento, enfrentamientos violentos e incluso, la falta de servicios básicos.

Del total de las quejas atendidas, el 32% fueron interpuestas por los privados de libertad, durante las visitas e inspecciones realizadas por personal del CONADEH a los centros penitenciarios, un 26% por los familiares y un 42% por otros medios habilitados por ese ente estatal. El informe también establece que el 89% de las denuncias fueron interpuestas por hombres y el 11% por mujeres.

El 55% de los privados de libertad estarían sin sentencia firme

Desde el año 2019, el CONADEH atendió 462 quejas relacionadas a la falta de la emisión de sentencia a las personas privadas de libertad, las cuales manifestaron su molestia y su preocupación ya que pasan los días y siguen a la espera que se les brinde una solución de su caso.

De las quejas atendidas por el CONADEH, por retardo en la aplicación de la justicia, el departamento de Atlántida es donde se presenta el mayor número de casos con 252 seguido por Comayagua con 41 y Olancho con 39.

Se estima que, al 30 de abril del 2022, al menos, el 55% de las más de 20,000 personas privadas de libertad, en los 26 centros penitenciarios del país, aún no tienen una sentencia definitiva.

En el caso particular de la cárcel de máxima seguridad conocida como “La Tolva”, con capacidad para 1,332 privados de libertad, cuenta en la actualidad con una población que ronda los 1,985 internos, es decir, una sobrepoblación de 653 personas. Se estima, además, que unos 1,305, que representan el 66%, están únicamente procesados.

En las visitas a los centros penales, el CONADEH atendió 73 quejas relacionadas con las necesidades de atención médica, ya que carecen de ellas, lo que impide dar un tratamiento o seguimiento a las diferentes enfermedades que padecen los privados de libertad.

El suministro y atención medica ha sido muy compleja de brindar debido a la escasez de medicamentos, la falta de clínicas para la atención de emergencias dentro de los centros penales y el traslado de privados a centros de atención hospitalaria.

Privados de libertad estarían sometidos a tratos crueles, inhumanos o degradantes

Al menos 56 de las denuncias atendidas por el CONADEH están relacionadas con tratos crueles, inhumanos o degradantes hacia los privados de libertad.

Entre las denuncias figuran las condiciones deplorables a las que son sometidos los reclusos en las celdas de castigo donde se les deja encerrados por largo periodo de tiempo sin las condiciones necesarias para cumplir las sanciones impuestas, algunos peticionarios manifestaron que de manera injusta son sometidos a esos correctivos.

Los afectados también se quejaron de haber recibido un trato no adecuado por parte de las autoridades o custodios penitenciarios, como golpes, traslados de celda sin explicación y que se le privó de atender a sus familiares.

Los centros penales son escenario de constantes riñas entre privados de libertad que derivan en lesiones y muertes, un alto grado de hacinamiento y carencia de medios de rehabilitación.

En el 2012, la Corte Interamericana de los Derechos Humanos (CIDH) condeno al Estado de Honduras por la muerte de 107 privados de libertad, en la Celda 19 del Centro Penal de San Pedro Sula, que fallecieron en un incendio ocurrido el 17 de mayo de 2004.

Categorías: NOTICIAS

Chinese (Traditional)DanishEnglishFrenchGermanItalianRussianSpanish