• Bajo el amparo del derecho internacional se debe invocar la protección de los derechos humanos de las personas acogidas al TPS, particularmente los que han estado residiendo en Estados Unidos, por más de 15 años, precisó.

El Comisionado Nacional de los Derechos Humanos, Roberto Herrera Cáceres, abogó hoy por la unidad del gobierno, sociedad civil y todos los sectores, para proteger no solo a los hondureños acogidos al Estatus de Protección Temporal (TPS) sino que a todos los que se encuentran en Estados Unidos bajo la amenaza de una posible deportación.

El Defensor del Pueblo recomendó  la “unidad de todos los sectores”, tanto de las instituciones del Estado, entidades del gobierno  como las organizaciones de la sociedad civil, para hacerle frente a la incertidumbre que viven centenares de miles de hondureños  en los Estados Unidos.

Agregó que ese trabajo conjunto debe estar encaminado a proteger no solamente a los que  están acogidos al TPS sino que a todo inmigrante, hombre, mujer y niño que actualmente se encuentra en Estados Unidos bajo la amenaza que implica su posible deportación.

Lo importante, según Herrera Cáceres, es que los más de 50 mil hondureños que está sujetos periódicamente  a la incertidumbre de la aprobación del TPS, como  los que no están amparado por ese estatuto provisional pero que viven y trabajan en los Estados Unidos, contribuyendo con su esfuerzo al crecimiento económico de ese país,  reciban la protección del Estado hondureño.

Se refirió al anuncio hecho por el  gobierno,  en el sentido que  ya está haciendo todos los estudios y argumentos necesarios para solicitarle, al gobierno estadounidense,  la renovación TPS.

Declaró que bajo el amparo del derecho internacional se debe invocar la protección de los derechos humanos de las personas acogidas al TPS, particularmente los que han estado residiendo en Estados Unidos, por más de 15 años.

“Son personas que han pagado impuestos, que han observado buena conducta y,  precisamente, por su actitud frente al Estado norteamericano han estado obteniendo la renovación de su Estatus de Protección Temporal”.

Nos gustaría, dijo el Defensor del Pueblo hondureño,  que  se avanzara más hacia la residencia de esas personas y, en su defecto, a la renovación temporal del mismo.

El TPS es un programa establecido por el gobierno norteamericano para beneficiar a personas de países que sufrieron alguna catástrofe natural o una guerra civil y puedan laborar sin afrontar la amenaza de ser deportados.

Aparte de Honduras, actualmente están acogidos por esta medida ciudadanos procedentes de Nicaragua y El Salvador.

El TPS beneficia a los hondureños que se encontraban en los Estados Unidos desde antes del 30 de diciembre de 1998 y que residen en esa nación desde esa fecha.

 

Categorías: NOTICIAS

Comunicación y Prensa

http://www.conadeh.hn

Chinese (Traditional)DanishEnglishFrenchGermanItalianRussianSpanish