• Ombudsman recomienda abrir nuevas posibilidades dentro del concepto de desarrollo de la comunidad que permitan a las familias involucrarse en otro tipo de trabajo.

 El Comisionado Nacional de los Derechos Humanos, Roberto Herrera Cáceres, dijo hoy que es urgente evitar que más personas sigan exponiendo su vida en actividades de minería artesanal, que no cuenta con las medidas de seguridad necesarias y que, en los últimos años, ha dejado más de una docena de personas soterradas, algunas de las cuales perdieron la vida.

El ombudsman hondureño fue contundente al recomendar que se evite ese tipo de trabajos mientras no existan las garantías adecuadas y la debida presencia del Estado.

Este martes se reportó que, al menos tres mineros de 23, 27 y 30 años, quedaron soterrados en la mina Cuculmeca, situada en la comunidad de San Juan Arriba, en El Corpus, Choluteca, que se suman a otra lista de trabajadores de ese rubro que en los últimos años han resultado soterrados, y que luego fueron rescatados, en su mayoría, muertos.

 Se debe tener en cuenta, según Herrera Cáceres, que la minería artesanal  no es la única actividad por lo que se deben abrir nuevas posibilidades dentro del concepto de desarrollo de la comunidad que permitan a las familias involucrarse en otro tipo de trabajo.

Un informe del CONADEH establece que desde tiempos de la Colonia, se inició y realizó la minería artesanal en ese sector por medio de la apertura de pozos y túneles que luego fueron abandonados.

Según el documento,  desde el 2009 se produjo una mayor atracción por la reactivación de dicha minería, en gran parte motivada por el aumento del precio del oro y por el potencial aurífero que se atribuye a dicha zona, volviéndose a activar el uso de pozos y túneles y abrirse nuevos para actividades artesanales de minería.

En esa actividad minera,  participaban adultos incluyendo mujeres y también niños que desertaban de sus escuelas.

Según criterio geólogo-estructural, el riesgo ocupacional, ya grande por las condiciones del terreno, se agravó,  aún más, por la utilización de la dinamita en la actividad minera.

Entre el 2010 y el 2012, se habrían producido ya accidentes con consecuencias sobre la vida o integridad  física de jornaleros o mineros artesanales.

En el 2013, en dicho sector, se produjo igualmente una tragedia con la muerte accidental de dos mineros artesanales de 21 y 17 años respectivamente mientras que un menor sufrió la  amputación de sus piernas.

Producto de la inseguridad con la que trabajan los mineros artesanales en el 2014, 11 mineros resultaron soterrados en la mina  Cuculmeca de los cuales 3 fueron rescatados con vida.

El 15 de diciembre de 2015, en horas de la madrugada se produjo un derrumbe en la mina Cuculmeca de la aldea San Juan Arriba, municipio de El Corpus, ocasionando la muerte de un minero de nombre Félix Pedro Núñez de 49 años de edad, originario de la comunidad La Providencia, aldea La Laguna, municipio de El Corpus.

Esa área minera de Cuculmeca se considera como zona de riesgo en donde la actividad minera se ha venido realizando sin respeto al principio de precaución, y ha estado provocando, entre otros, daños  a la vida y la salud de los mineros; impacto negativo ambiental de contaminación del agua; tala irracional del bosque; afectación del ecosistema y de la fauna; y desaparición de la agricultura campesina y de subsistencia.

La actividad minera que ahí se ha venido realizando carece de los permisos legales correspondientes y no parece haber sido objeto de control ni de supervisión adecuada,

La minería artesanal es materia de regulación, por primera vez, en la actual Ley General de Minería que entró en vigencia en el 2013 que la conceptualiza como la que realizan personas naturales de manera individual o en grupos organizados para aprovechar los recursos mineros mediante el empleo de técnicas exclusivamente manuales.

Categorías: NOTICIAS

Comunicación y Prensa

http://www.conadeh.hn

Chinese (Traditional)DanishEnglishFrenchGermanItalianRussianSpanish