Todas las autoridades del Estado, como representante del Estado y miembros también de la sociedad, tenemos responsabilidad especial en la protección de los derechos humanos, con mayor apremio en tiempo de adversidad como el actual por la pandemia COVID-19 y dengue y la tormenta ETA.

Por deber humano y solidaridad social, todas las personas y familias de la sociedad, estamos asimismo llamadas a participar y colaborar con nuestros hermanos afectados o damnificados, en toda Honduras, como hemos visto ejemplos extraordinarios de buenos ciudadanos y ciudadanas que ayudan desinteresadamente a los demás.

Sin dejar de atender el resto, necesitamos priorizar la orientación y el control de apoyo máximo hacia los municipios más afectados y, entre ellos, hacia aquellos en los cuales hay más personas en riesgo.

Debemos velar por abastecimiento de agua pura y prevenir daños a la salud individual y colectiva, por beber agua no hervida o contaminada, así como por olvidar o dejar de cumplir, todos los días, con todas las medidas de prevención contra la COVID-19 y el dengue.

Las autoridades y empresas nacionales y departamentales deben de dar apoyo complementario a las autoridades municipales para asegurar las atenciones correspondientes a los habitantes de los municipios, quienes, por solidaridad social y por deber humano, deben también ayudarse entre sí.

El CONADEH se moviliza en todos los departamentos de Honduras, efectuando la supervisión de las actuaciones de las autoridades y las necesidades de la gente para intermediar en su pronta solución.

Nuestros servicios pueden también ser solicitados, a nuestra línea de emergencia 1nuestros teléfonos, oficinas departamentales, página Web y redes sociales.

CONADEH, Tegucigalpa, Honduras, Centroamérica, 6 de noviembre 2020


Comunicación y Prensa

http://www.conadeh.hn

Chinese (Traditional)DanishEnglishFrenchGermanItalianRussianSpanish