• Indicó que los Estados Unidos, el continente americano en su conjunto y todos los Estados y pueblos representados en las Naciones Unidas tienen la responsabilidad legal, ética y humanitaria de prevenir amenazas a los Derechos Humanos, mediante la acción universal por la dignidad humana.

El Comisionado Nacional de los Derechos Humanos, Roberto Herrera Cáceres, informó hoy que la Federación Iberoamericana de Ombudsman (FIO), solicitó la intervención de instancias de las Naciones Unidas y del Comité de la Cruz Roja Internacional  para monitorear y estar atentos a defender la dignidad humana, ante  la situación que puedan enfrentan los inmigrantes en Estados Unidos.

El llamado de los ombudsman fue extensivo a la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos (CIDH), para que vele porque  los estándares del Sistema Interamericano de Derechos Humanos sean observados por las autoridades migratorias de los Estados Unidos de América y se garantice a los migrantes iberoamericanos el goce efectivo de tales prerrogativas, declaró.

Herrera Cáceres, que funge como vicepresidente de la FIO, dijo que también las cancillerías de los Estados deben “actuar de manera decisiva” para salvaguardar y promover el respeto a los derechos de los migrantes en los Estados Unidos y de esa manera hacerle frente a eventuales cambios del gobierno de Donald Trump sobre la política migratoria de ese país.

Como ombudsman hondureño, he favorecido y contribuido con mis colegas centroamericanos e iberoamericanos  a formular varias recomendaciones a nuestros Estados sobre la migración  y la forma de atender las causas estructurales del flujo migratorio forzado o de proteger a nuestros compatriotas que ya están en ese ciclo y cuyos derechos deben ser salvaguardados.

El Defensor del pueblo hondureño ha expresado su preocupación y rechazo por cualquier acción que pretenda menoscabar la dignidad de las personas y considera  que cualquier diferencia  debe ser resuelta en el marco del diálogo, el respeto a las instituciones y a los derechos humanos.

Agregó que ante esa eventual situación que podrían enfrentar los  inmigrantes en Estados Unidos,  los ombudsman de Iberoamérica  solicitaron la intervención de instancias como la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), del Comité de la Cruz Roja Internacional  y de la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos (CIDH).

La FIO también exhortó a las secretarias y ministerios de Relaciones Exteriores de los países iberoamericanos a que fortalezcan las capacidades y recursos de que disponen para brindar apoyo y asistencia a sus connacionales que radiquen en la Unión Americana.

Creada en 1995, la FIO es la organización de ombudsman iberoamericanos de mayor dimensión en la región; reúne  104 defensores del pueblo, procuradores, proveedores, presidentes de comisiones nacionales o estatales de derechos humanos de 20 países de Iberoamérica.

Herrera Cáceres destacó la importancia que los países atiendan las causas que propician la migración, que se genere un entorno con condiciones de seguridad, igualdad y bienestar y se prevenga que los connacionales se vean forzados a migrar a otros países, por no encontrar en los suyos los niveles mínimos que les permitan su desarrollo integral.

Indicó que los  Estados Unidos, el continente americano en su conjunto y todos los Estados y pueblos representados en las Naciones Unidas tienen la responsabilidad legal, ética y humanitaria de prevenir amenazas a los Derechos Humanos, mediante la acción universal por la dignidad humana.

Cualquier desacuerdo debe resolverse mediante el diálogo y respeto a los DD.HH

En  lo que respecta al  discurso del  Presidente de los Estados Unidos de América, Donald Trump, el titular del CONADEH dijo que el mismo tenía por destinatario directo sus ciudadanos y ciudadanas, y dado el peso económico y político de Estados Unidos,  en el universo, el mismo era de relevancia para todo el mundo.

Para nosotros amerita el mayor respeto, lo que ofrece para el pueblo norteamericano especialmente en el tema de migración, fronteras y empleo, entendiendo que ello no implicaría vulnerar los derechos de los demás Estados y sus pueblos, en las relaciones internacionales ni la dignidad igual de todas las personas extranjeras que migran hacia o viven en Estados Unidos, precisó.

Finalmente dijo que cualquier desacuerdo debe resolverse, con respeto a los derechos humanos, por la vía del diálogo y conforme a los parámetros internacionales universal o regionalmente aplicables

Categorías: NOTICIAS

Comunicación y Prensa

http://www.conadeh.hn

Chinese (Traditional)DanishEnglishFrenchGermanItalianRussianSpanish