En cumplimiento de su función de velar por la protección y respeto de los derechos humanos y del Estado democrático de derecho, el Comisionado Nacional de los Derechos Humanos (CONADEH) ha apoyado y dado seguimiento sistemático, entre otras actividades, al proceso de depuración de los operadores de justicia y a la lucha contra la corrupción e impunidad.

En atención a ello, ha considerado bienvenido todo esfuerzo nacional y de cooperación internacional de calidad, para fortalecer las capacidades e institucionalidad hondureña en el logro de resultados significativos que afirmen la dignidad humana y el Estado democrático de derecho.

Con ese marco referencial, dio la bienvenida al establecimiento la Misión de Apoyo contra la Corrupción e Impunidad en Honduras (MACCIH), conforme al Convenio entre el Gobierno de Honduras y la Secretaría General de la OEA, de 19 de enero de 2016, con vigencia prevista hasta el 19 de enero del 2020, pero pudiendo “prorrogarse por canje de notas”. En las diferentes circunstancias, el CONADEH ha apoyado la aplicación integral de dicho Convenio en función de sus objetivos, en especial, en la solución de las controversias y en la rendición de cuentas, por ambas partes.

 En nuestros más recientes boletines y declaraciones de 11 de diciembre de 2019 y 14 de enero 2020, hemos reiterado la importancia de la continuidad de la MACCIH y que toda diferencia de enfoques en cuanto al mecanismo de su implementación puede y debe solucionarse, teniendo como guía fundamental al  primer objetivo principal del Convenio que es: “Apoyar al cumplimiento por parte del Estado hondureño de los compromisos internacionales adquiridos por éste, por medio de la Convención Interamericana contra la Corrupción y el MESICIC, la Declaración Americana de los Derechos y Deberes del Hombre y la Convención de las Naciones Unidad contra la Corrupción (UNCAC)”.

Tal como lo expresan en los comunicados del Gobierno de la República y de la Secretaría General de la OEA, no les fue posible ponerse de acuerdo para la renovación del mandato de la MACCIH y, por consiguiente, su vigencia termina el 19 de enero de 2020. Acontecimiento que impacta sensiblemente en la confianza ciudadana, dejando un sensible espacio de incertidumbre.

No obstante, el CONADEH recuerda, al Estado y la sociedad, que subsisten y tienen vigencia los compromisos internacionales del Estado de Honduras, expresados en el contenido antes relacionado del primer objetivo del Convenio que ha terminado. Esas Convenciones internacionales y Declaración Americana obligan a Honduras, con deberes de cumplimiento ininterrumpido a atenderse por todas las instituciones del Estado, con mención especial del Poder Judicial y el Ministerio Público que han sido respectivamente fortalecidos, por la cooperación con la OEA, con el funcionamiento de los juzgados anticorrupción y de la Unidad Fiscal Especial contra la Impunidad de la Corrupción,

Por tanto, Exhortamos a la sociedad y al Estado, a unirse en torno a la institucionalidad antes indicada y toda aquella que, como el Tribunal Superior de Cuentas, realiza funciones contraloras para continuar su fortalecimiento en el desempeño eficaz de sus respectivas funciones de prevención, investigación, control y sanción de la corrupción e impunidad que vulnera la dignidad humana. A la comunidad internacional pedimos su apoyo a Honduras, para que los conocimientos adquiridos y las experiencias útiles logradas sean desarrollados exitosamente por personal capacitado y profesionalmente certificado, con la debida coordinación y complementación interinstitucional, que favorezca el cumplimiento de los compromisos internacionales y nacionales de Honduras.

Categorías: NOTICIAS

Chinese (Traditional)DanishEnglishFrenchGermanItalianRussianSpanish