•  La degradación del ambiente, en Honduras, alcanza índices alarmantes, se estima que en los últimos diez años (2009- 2018) se han registrado alrededor de 10,000 incendios que afectaron más de 534,000 hectáreas en diferentes regiones del país. A lo anterior se suma que, en los últimos 5 años, sólo el gorgojo descortezador dañó más de 953,000 hectáreas de bosque de pino afectados en las diferentes fases.

 El Comisionado Nacional de los Derechos Humanos, Roberto Herrera Cáceres, recomendó hoy a las autoridades hondureñas apagar el “fuego” de la impunidad con que actúan los incendiarios del bosque para evitar que el país caiga en “estado de calamidad” por los incendios forestales que, en lo que va del año, afectaron más de 16,600 hectáreas y han ocasionado  graves daños a los derechos humanos de la población, a nivel nacional.

El ombudsman hondureño, declaró que la creciente incidencia de incendios forestales afecta derechos fundamentales de la población, ocasionando daños y, sobre todo, poniendo en riesgo vidas humanas, bienes materiales y los servicios ambientales que proveen los ecosistemas a la población.

Agregó que los incendios contribuyen significativamente a la degradación del suelo y deforestación de los bosques, afectando la salud de las personas, el acceso al agua y el derecho a la vida misma.

Advirtió que la contaminación atmosférica constituye una amenaza para la salud de las personas, en todo el territorio nacional, al exponerlas al humo que afecta los ojos, irrita el sistema respiratorio y agrava afecciones de quienes padecen de enfermedades cardiacas y pulmonares crónicas.

Reiteró que este fenómeno cíclico afecta directamente la salud de las personas, el acceso al agua, y, en general, a gozar de una vida digna”.

Cada año, los incendios forestales, constituyen un fenómeno cíclico recurrente, generador de mucha preocupación porque además de las implicaciones económicas repercute también en la salud humana y en las condiciones ambientales en que vive la población, impactando principalmente en la calidad de vida de los habitantes.

El impacto negativo de los incendios forestales sobre los ecosistemas, bosques, agua, aire, suelo, economía, y su contribución al cambio climático, es una amenaza constante de vulneración de derechos humanos de los habitantes, afirmó.

Alrededor de 534,000 hectáreas afectadas en la última década

Algunos estudios indican que los incendios forestales, en Honduras, son provocados principalmente por actividades humanas que van desde el pastoreo (12%), quemas agrícolas (12%), y mano criminal (56%), entre otras.

La degradación del ambiente, en Honduras, alcanza índices alarmantes, se estima que en los últimos diez años (2009- 2018) se han registrado alrededor de 10,000 incendios que afectaron más de 534,000 hectáreas en diferentes regiones del país. A lo anterior se suma que, en los últimos 5 años,  sólo el gorgojo descortezador dañó más de 953,000 hectáreas de bosque de pino afectados en las diferentes fases.

Durante la última década se registró un promedio anual de 1,000 incendios que dejaron un área afectada que ronda las 54,000 hectáreas por año.

En lo que va  del 2018, se reportaron alrededor  de 360 incendios que ocasionaron daños en más de  16,600 hectáreas.

Hasta ahora, al menos, diez departamentos del país han sido escenario de incendios, registrándose el mayor número en Francisco Morazán, ya que sólo en el Distrito Central se reportó más de un centenar que dejaron un área afectada que supera las 1,700 hectáreas.

La situación más preocupante se presenta en Gracias a Dios, departamento donde el número de incendios reportados es de 16 pero con un rango de afectación que alcanza alrededor de 3,900 hectáreas.

Prevención y control de incendios debe ser prioridad nacional del Estado

El ombudsman hondureño exhortó, tanto al Ministerio Público como a los tribunales de justicia, que ejerzan sus respectivas competencias, para investigar prontamente, juzgar imparcialmente y sancionar severamente, con todo el peso de la ley y de manera ejemplar, a las personas responsables de los incendios.

Indicó que la prevención y control de los incendios debe ser prioridad de interés nacional del Estado, principal responsable de proteger, respetar y promover los derechos humanos.

Añadió que la sociedad civil y el sector privado deben contribuir, con el Gobierno central y municipal, a asegurar la eficacia de la prevención, vigilancia, localización y combate de incendios.

Recordó la obligación que tienen los propietarios privados de bosques de realizar labores de prevención y control de los incendios forestales, así como la de dar cuenta a la autoridad forestal de los incendios que se detecten.

En su criterio, las autoridades municipales deben garantizar su mayor participación para favorecer la prevención, vigilancia, localización y control de los incendios forestales e impulsar el involucramiento de las comunidades locales.

Herrera Cáceres les instó a emitir ordenanzas para la protección de sus recursos forestales, fuentes de agua y conservación de la biodiversidad.

 

Categorías: NOTICIAS

Comunicación y Prensa

http://www.conadeh.hn

Chinese (Traditional)DanishEnglishFrenchGermanItalianRussianSpanish